a

Menu

En Medio de ‘Dal’ y ‘Gal’

26 de noviembre de 2021

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Aparición del Señor Nityananda Prabhu, clase del mediodía
Sri Ekachakra Dham, 25 de Febrero 2021, parte 5


La gente va a Vrindavan antes de recibir la misericordia del Guru, y se sienta allí, haciendo bhajan en el Radha Kunda o en alguna cueva. ¿Han escuchado la historia de la Familia del Gita?

Una vez, un hombre pensó: «Gurudev me dijo que leyera el Bhagavad-gita, pero es muy difícil leerlo entre toda esta gente. Es mejor que vaya a algún lugar a leer el Gita por mi cuenta». Pensando de esta manera, dejó el templo y se fue a Rishikesh a leer el Gita. Encontró una cueva en una montaña y se instaló allí, pero ¿cómo leería el Gita? Su mente no estaba bien.

Cuando leía el Gita, se sentía somnoliento y se quedaba dormido. Un día, llegó un ratón y empezó a comerse el libro. Cuando despertó, vio que la mitad del libro estaba dañado y se enojó: «¿Qué es esto? ¡Estoy leyendo el Gita, y llega este ratón a molestarme! ¡Debo deshacerme de él!». ¿Qué hizo él? Sus malos deseos no lo habían abandonado—aún tenía deseos y envidia. Entonces, pensando en cómo deshacerse del ratón, empezó a considerar tener un gato. Fue a buscar un gato y, cuando encontró uno, lo llevó a su cueva, pensando: «Ahora podré leer el Gita en paz». Unos días después, el gato comenzó a maullar en la cueva. El gato tenía que comer algo, así que pensó: «Uf, debo conseguir un poco de leche para el gato. Debería tener una vaca». Consiguió una vaca y así tuvo leche, pero luego la vaca comenzó a llorar y ahora él pensó: «¿Quién cuidará de la vaca? ¿En qué momento cuidaré de la vaca, y cuándo leeré el Gita? ¡Debería conseguir a alguien que se encargue de la vaca!». Entonces, encontró a una chica. Llevó a la chica a la cueva y, finalmente, tuvieron hijos. Terminó teniendo una gran familia.

Mientras tanto, el Guru de ese hombre se preguntaba cómo le había ido a su discípulo: «Dijo que iba a Rishikesh a leer el Gita. Veamos cómo le ha ido». Cuando llegó allí, vio una gran familia en una cueva peleándose entre sí. Un niño lloraba: «¡Papá, dame una motocicleta!», y otro niño, llorando decía: «Papá, he visto a una chica nueva, arregla mi matrimonio con ella». El Guru le preguntó al hombre: «¿Estás leyendo el Gita?». «¿El Gita? ¡Ni siquiera sé dónde está!». Esta es la historia de la Familia del Gita.

Srila Prabhupad Bhaktisiddhanta Saraswati Thakur contó esta historia. La pueden encontrar en su libro (bengalí) llamado Upakhyane Upades. Una vez, cuando Srila Prabhupad estaba en un programa de prédica, se le informó que las preparaciones aún no estaban terminadas y que los cocineros se estaban retrasando; a la persona le preocupaba que la gente tuviera hambre. Srila Prabhupad respondió: «No te preocupes por eso. Aplaza la comida una hora más. Les contaré a los devotos unas cosas, que se olvidarán por completo del hambre. Ya no sentirán hambre». Así eran las historias de Srila Prabhupad. Les he contado muchas historias de ese libro (Upakhyane Upades).

La gente quiere gawa ghee (গাওয়া ঘি) y balam chal (বালাম চাল)—ghee de muy buena calidad y arroz de buena calidad. Dicen: «¡Oh, no quiero vivir en el templo! ¡Preferiría quedarme en casa y comer un buen ghee y un buen arroz!». Sin embargo, cuando se quedan en el templo, tendrán que tomar dal (ডাল) y tendrán que soportar abuso o castigo (gal, গাল). Pueden ver que todos aquí han venido con un boleto de regreso. Están pensando en su casa, pero si les dices que se queden aquí durante diez días, cuatro o seis meses (Gurudev ha construido muchos templos para que tomen refugio), dirán: «Me quedaré en el templo cuando me retire.» Luego, dicen: «Debo casar a mis nietos». Y, después de eso, preguntas qué pasó y resulta que antes de que los nietos pudieran casarse, la persona se fue a ‘colectar patol‘ [un eufemismo bengalí para ‘la muerte’]. Así es la vida:

জীবন অনিত্য জানহ সার
তাহে নানাবিধ বিপদ-ভার ।
নামাশ্রয় করি’ যতনে তুমি
থাকহ আপন কাজে ॥

jivana anitya janaha sara
tahe nana-vidha vipada-bhara
namasraya kari’ yatane tumi
thakaha apana kaje

«Sepan que, lo principal es que la vida es temporal y está llena de todo tipo de peligros. Tomen refugio con atención en el Nombre y hagan su trabajo».

(Gitavali, Arunadaya kirtan, 1.3. Por Srila Bhakti Vinod Thakur)

Nuestra vida no es eterna, todos tendremos que irnos algún día; pero todos somos sirvientes eternos de Krishna, y no solo por dos, tres o cuatro días. No. Somos sirvientes eternos. Sin embargo, lo olvidamos:

‘কৃষ্ণ-নিত্যদাস’—জীব তাহা ভুলি’ গেল ।
এই দোষে মায়া তার গলায় বান্ধিল ॥

‘krsna-nitya-dasa’—jiva taha bhuli’ gela
ei dose maya tara galaya bandhila

«Cuando el alma jiva comete el error de olvidar que es un sirviente eterno de Krishna, Maya captura al alma por el cuello».

(Sri Chaitanya-charitamrita, Madhya-lila, 22.24)

No deben olvidar esto. Somos sirvientes eternos del Señor Krishna.

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en:
   Amidst ‘Dal’ and ‘Gal’ 

Artículos relacionados